miércoles, 10 de marzo de 2010

Vaya cara gilipollas

Así de claro. Esta es la cara que tengo en estos momentos. Fracaso rotundo. No hay porque ocultarlo ni esconderse. Todos soñábamos con un 22 de mayo mágico en nuestra ciudad. Era lo que se comentaba mientras la cerveza previa al encuentro resbalaba por nuestro gaznate.

Como si dos partidos hubiese visto, pero por desgracia con un único resultado. El primer tiempo, con esa sensación de 'manita'. Un juguete en nuestras manos eran los franceses. Como las tropas de Napoleón que vagaban por los caminos de Castilla la Nueva y no sabían por donde les venían las hostias. Un palo, combinaciones eléctricas, ocasión tras ocasión fallada... Tarde o temprano tendría que llegar el segundo gol. Lo que no sabíamos durante los 15 minutos para disfrutar del bocadillo era lo que se cocía en los vestuarios. Ahora me lo imagino. Aceptad estas palabras con acento de 'gabacho': -si seguimos encerrados atrás esperando la prórroga nos fostian. Vamos a por el partido y a ver que pasa. Sin complejos-. Y pasó lo que pasó. Nos comieron. Física y tácticamente.

En fin...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es una noche jodida. Fracaso es la palabra y lo que yo veo es que el equipo es lo que es y no lo que nos venden los medios y los de arriba.

Un abrazo madridista y VOLVEREMOS.

Danny Guillén dijo...

http://www.thefootballislife.blogspot.com/